Las horas de trabajo no están establecidas.

zombis

Zombis

Caminan con la mirada baja sin preocuparse de su entorno. Se multiplican cada vez más y me los encuentro en todos lados. Llevan un aparato pegado a sus manos, que los conecta con otros zombis. La pantalla que ilumina sus caras parece hipnotizarlos y mantenerlos con vida. Y aunque parecen torpes porque tropiezan con la gente y caminan sin mirar por donde van; con sus hábiles dedos digitan los símbolos con los que transmiten sus emociones. Hay nuevos zombis en la ciudad y espero no convertirme en uno de ellos.