Las horas de trabajo no están establecidas.

conciencia1

Conciencia

Él comía de la basura las sobras que otros dejaban. Él vestía con bolsas y harapos que otros desechaban. Él dormía bajo cartones en esquinas que nadie transitaba. Cuando la gente venía de frente lo evitaba, cuando él les hablaba lo ignoraban. Una noche fría de invierno murió en una calle del centro. Él era el mendigo que habían visto algún día, pero que en realidad a nadie le importaba. Ahora todos lo recordaban.