Las horas de trabajo no están establecidas.

tiempo

Ha pasado mucho tiempo

—Hace cuánto no venía a Santiago abuelo, preguntó mi nieto mientras mirábamos por su ventana del piso treinta.

—La última vez que vine… para tener una vista así había que subir al cerro Santa Lucía, porque en ese entonces ni un edificio tenía más de diez pisos.

Él volvió a mirar al horizonte intentando imaginar el paisaje llano y suspiró.

—Perdona que pregunte, pero ¿Qué son esas antenas que se ven donde no hay edificios?

—Esas no son antenas abuelo, son las grúas de las constructoras.

Volví a mirar el paisaje intentando imaginar el futuro y suspiré.